jueves, marzo 30, 2006

EE.UU.: continúan las movilizaciones estudiantiles en Los Angeles en apoyo a los inmigrantes

Al cumplirse el tercer día de manifestaciones por parte de los estudiantes pidiendo la legalización de inmigrantes indocumentados, abogados y organizaciones sociales expresaron ayer su preocupación por las sanciones recibidas por algunos de ellos y ofrecieron a los padres de familia asesoría legal para defender a los estudiantes que han recibido citatorios por faltar a clases.
Frente a la escalinata del Ayuntamiento de Los Ángeles, que durante lunes y martes fue el sitio de reunión de grupos de estudiantes provenientes de distintos planteles alrededor del condado, los convocantes llamaron a los jóvenes a permanecer en las aulas y pidieron a los padres estar atentos de sus hijos pero sin criminalizarlos, orientándolos sobre la mejor manera de ejercer su derecho a la libertad de expresión.
“Es emocionante que los jóvenes estén politizándose y que busquen que sus voces sean escuchadas, pero debemos estar ahí para protegerlos”, comentó la abogada Cynthia Anderson-Barker, cuyas oficinas ofrecerán apoyo legal gratuito a los padres.
Por su parte, el abogado Luis Carrillo aseguró que no se está animando a los jóvenes a que vuelvan a salir a las calles, pero sí pidió a los padres informarse sobre sus derechos legales si sus hijos han recibido una sanción o un citatorio. Los alumnos que han recibido un citatorio deben presentarse en la corte acompañados por sus padres, y pueden recibir multas de hasta 250 dólares.
Esmeralda Zamora se enfrenta a esta situación. Su hijo Steven de 15 años, estudiante de décimo grado en la preparatoria Los Altos, en Hacienda Heights, participó en una de las manifestaciones del pasado lunes; ayer por la mañana le entregaron un citatorio. “Yo estuve en la manifestación”, recuerda Esperanza; “le pregunté al director si ya me lo podía llevar a la casa, pero él dijo que los muchachos tenían que regresar a la escuela”. Hoy por la mañana, le entregaron el citatorio.
“Los padres deben hablar con sus hijos para que permanezcan en las escuelas”, dijo Carrillo. “Y es posible que si se salen les den una infracción, pero esto no es razón para que sean suspendidos o expulsados”, explicó. El abogado recordó que la policía no está autorizada para impedir el paso a los chicos que protesten sobre una banqueta y que de ninguna manera éstos pueden ser golpeados.
Sin embargo, añadió, sí es posible que les den una infracción o un citatorio por haber faltado a clases, y si son menores de edad, pueden ser detenidos por elementos de la policía y llevados a sus casas o a sus escuelas, sin que esto implique que hayan sido arrestados.
Por su parte Pedro Olguín, administrador del Centro Comunitario, Legal y Educativo de Los Ángeles (LACLC), señaló que se ha hecho la solicitud a Roy Romer, superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), y a las autoridades locales, para que se organicen al interior de los planteles educativos foros de discusión, con música y comida, a fin de que los chicos canalicen sus inquietudes. “Es importante decir a los padres que no regañen a sus hijos por participar en los movimientos, que no los criminalicen porque están haciendo uso de su derecho de libertad de expresión”, dijo Olguín.
Siguen las marchas
Ayer grupos de estudiantes continuaron manifestándose en algunos puntos del condado y en zonas aledañas, aunque en cantidades mucho menores a los dos días previos, debido a que la policía inició la aplicación enérgica de las sanciones contra quienes se ausentan de la escuela sin autorización.
En la preparatoria Westchester de Los Ángeles policías interceptaron a un grupo de estudiantes y los subieron en autobuses para regresarlos al plantel. Cerca de 60 jóvenes recibirán citatorios.
En el Valle de San Fernando cien estudiantes suspendieron labores y seis niños se salieron de una escuela primaria, indicó la portavoz del LAUSD, Susan Cox. En la región de Monterey Bay otros cien marcharon desde las preparatorias hacia el centro de Santa Cruz.
En el Valle de San Joaquín 1,800 estudiantes bloquearon el tráfico en la ciudad de Bakersfield y 600 más marcharon en un área rural hacia el sur. En San Diego más de mil jóvenes suspendieron labores; agentes del Sheriff arrestaron a 136 estudiantes de preparatoria.
En el condado de Fresno un hombre y una mujer fueron arrestados por rehusarse a cooperar con las autoridades durante una marcha de estudiantes. En el mismo lugar se registraron enfrentamientos entre los jóvenes y elementos de la policía.
Para obtener apoyo legal por un citatorio o suspensión de un estudiante: (310) 712-7066 (español) ó (310) 712-6373 (inglés).
Para participar en la organización de actividades para los estudiantes: (323) 589-2089.
Puede dejar un mensaje.

1 comentario:

gil dijo...

alguien podra pasarme el contacto electronico del abogado luis carrillo para asesoria en un caso legal????

gracias
Escribir a:
gil3107@hotmail.com